miércoles, 4 de octubre de 2017

COMIENZO DE LAS CLASES DE NATACION

Ayer ya hemos comenzado nuestras clases de natación con los peques del aula de 2 años. Todos hemos ido muy contentos y hemos disfrutado mucho de nuestro primer día en la piscina.

Perder el miedo al agua es esencial para los niños.
En todo momento están acompañados por sus profesores y, de una forma divertida, realizan gran cantidad de movimientos dentro del agua. De esta forma van adquiriendo confianza, además de ayudarles a desarrollar su sistema psicomotor, y ellos solitos poco a poco van viendo cómo pueden conseguir coordinar mejor sus movimientos.

Nadar es una actividad divertida que realizamos con amigos y que nos va a ayudar a desenvolvernos “como peces en el agua”.



miércoles, 27 de septiembre de 2017

BECAS DEL GOBIERNO VASCO CURSO 2017-2018


Desde el pasado 18 de septiembre se ha abierto el plazo para solicitar las becas para los alumnos del primer ciclo de educación infantil.

Las solicitudes las pueden tramitar online las propias familias, o bien en el centro escolar, a través de la sede electrónica de Educación en la dirección www.hezkuntza.net


En esta misma página se puede consultar toda la información sobre los tipos de ayudas y los requisitos, teniendo en cuenta que en los requisitos económicos el umbral 1 es el límite de renta familiar para Educación Infantil. 


El plazo de presentación de las solicitudes y la documentación finaliza el 18 de octubre.





martes, 19 de septiembre de 2017

LOS BENEFICIOS DE APRENDER IDIOMAS DESDE PEQUEÑOS
  
Cualquier adulto que haya tratado de aprender un idioma extranjero puede dar fe de lo complicado y confuso que es.

Por eso, cuando un niño de tres años, que ha crecido en un hogar bilingüe, usa palabras en inglés en sus oraciones en español, la sabiduría popular asume que está confundiendo los dos idiomas.
Pero la ciencia nos muestra que no es el caso. De hecho, la primera infancia es el mejor momento posible para aprender una segunda lengua, porque los niños que experimentan dos lenguas desde su nacimiento normalmente se convierten en hablantes nativos de ambas, mientras que los adultos a menudo tienen dificultades con el aprendizaje de una segunda lengua y rara vez logran una fluidez similar a la de su lengua nativa.

En los primeros años de vida, el cerebro de tu hijo es como una esponja. Se ha demostrado que la plasticidad del cerebro durante estos primeros años es asombrosa, y los bebés son capaces de recoger y almacenar información sobre los sonidos que son relevantes.

Incluso un reciente estudio nos prueba que los bebés son capaces de distinguir entre dos idiomas desde que se encuentran en el vientre materno. Con este estudio se ha probado cómo los fetos reaccionaban de forma diferente al escuchar un idioma nuevo con un ritmo distinto.

El aprendizaje de idiomas no sólo mejora la atención, sino que sirve de entrenamiento mental y ayuda a ejercitar la memoria de los pequeños. Según el doctor Manuel Pedrosa, neurocirujano del Hospital de La Princesa, de Madrid, “durante los cuatro primeros años de vida es cuando se generan más conexiones neuronales. Este periodo, en el que se forma el cerebro del niño, es perfecto para alimentarlo con información y con estímulos lingüísticos”.

Cuando una madre habla a su hijo, el cerebro construye una arquitectura específica que se ajusta a los sonidos propios de esa lengua. De aquí la importancia de introducir los nuevos idiomas tan pronto. Además, se ha demostrado que aprender simultáneamente hasta cuatro idiomas diferentes no supone ningún problema para los niños. Tomemos como referencia Suiza, por ejemplo, donde sus habitantes pueden hablar al menos tres de los idiomas oficiales sin problema, aparte de algún otro idioma no oficial.

Cuando el pequeño adquiere el lenguaje, la información que recibe se integra en una misma zona del cerebro, algo que no ocurre con los adultos, porque nosotros necesitamos dos áreas neuronales distintas para aprender un nuevo idioma.

jueves, 13 de julio de 2017


viernes, 10 de marzo de 2017

ENSEÑE A SUS HIJOS A USAR LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN DE FORMA SALUDABLE

Incluso los niños pequeños pueden beneficiarse de la tele y las aplicaciones educativas, afirman unos pediatras

Mary Elizabeth Dallas
Traducido del inglés: martes, 31 de enero, 2017

LUNES, 30 de enero de 2017 (HealthDay News) -- Algunos expertos en salud pediátrica podrían haberse vuelto menos estrictos respecto al "tiempo frente a las pantallas" para los niños más pequeños, pero eso no significa que los padres deban utilizar los dispositivos electrónicos como niñeras, advierte una pediatra.

"La mayoría usamos los medios de comunicación a diario. Es la forma en que interactuamos con el mundo y aprendemos nuevas ideas", comentó la Dra. Sara Lee, de los Hospitales Universitarios Rainbow Babies y el Hospital Pediátrico, en Cleveland.

"Los niños deben saber cómo usarlos de formas saludables y efectivas", planteó Lee en un comunicado de prensa del hospital. Las nuevas directrices de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP), "dan a los padres mucha más orientación sobre cómo usar los medios de comunicación con sus hijos en casa", añadió.

En las nuevas directrices sobre el tiempo ante las pantallas, la AAP admitió que hay beneficios notables asociados con los programas o aplicaciones educativas, y al conectarse con amigos y seres queridos en línea, señaló Lee.

La academia recomienda ahora:

Los niños pequeños de menos de 18 años de edad deben evitar los medios en pantalla a menos que estén hablando con familiares en línea.

Los padres de niños de 18 a 24 meses de edad deben ver programas y aplicaciones educativas con sus hijos. Esos recursos se pueden usar como herramientas para ayudar a los niños a aprender.

Los niños pequeños de 2 a 5 años de edad no deben de utilizar más de una hora de pantallas al día. Los padres deben interactuar con los niños pequeños mientras ven un programa o usan un dispositivo.

Los niños de a partir de 6 años de edad deben ser monitorizados mientras usen dispositivos electrónicos. Los padres deben asegurarse de que el tiempo frente a las pantallas no afecte al sueño de los niños, ni a sus actividades sociales y físicas.

Ciertas horas del día y lugares en el hogar deben designarse como zonas "libres de medios". Todos los dispositivos electrónicos se deben apagar o no usarse en esas áreas.

Los padres deben tener un diálogo continuo con sus hijos sobre el civismo y la seguridad en línea.

"Uno de los principales puntos de las nuevas recomendaciones es la importancia de ver esos programas y aplicaciones juntos", dijo Lee. "Creo que eso refleja mucho lo que los padres ya hacen. Ahora pueden hacerlo sin sentir que hacen algo malo".

Aunque esas normas afectan el uso de dispositivos electrónicos de los niños, Lee apuntó que los hábitos de los padres también son importantes. Los niños ven a sus padres como ejemplos de cómo comportarse, explicó.

"Animo a los padres a examinar su propio uso de los medios", dijo Lee. "¿Cumple usted sus propias normas sobre las comidas o los periodos libres de pantallas? Las pantallas en su habitación de noche quizá tampoco sean buenas para usted".

También es importante que los padres controlen el tiempo que se pasa en línea o frente a una pantalla. Descargar aplicaciones con cronómetros que apaguen los medios automáticamente o que bloqueen los sitios de medios sociales tras un cierto tiempo podría resultar útil, sugirió.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTE: University Hospitals Cleveland Medical Center, news release, Jan. 23, 2017

Enlace a la noticia: